Como iglesia Anglicana estamos convencidos de que la mejor manera de escuchar la voz de Dios es por medio de la predicación y estudio de la palabra en comunidad. Esto incluye la meditación y aplicación de las Escrituras a la vida de cada miembro de la iglesia. En nuestra reunión dominical buscamos profundizar en el texto bíblico de manera expositiva, alternando libros del Antiguo y Nuevo Testamento. En ocasiones especiales lo hacemos de manera temática.