La llegada de la Biblia a Chile (4/4)

Identidad y responsabilidad
Noviembre 7, 2018
SEMINARIO DE CIENCIA: PARADIGMAS
Noviembre 15, 2018

Hay personas que piensan que la Biblia está llena de errores y que no tiene nada de relevancia para el mundo de hoy. ¡Los que piensan esto casi siempre son personas que no han leído la Biblia! Yo fui desafiado a leer toda la Biblia cuando tenía 19 años y lo hice en 7 semanas.¡Era estudiante y no tenía nada que hacer! Me maravilló como los 66 libros de la Biblia, escritos por 40 autores humanos en un período de 1600 años se compaginaban de manera increíble. Me llamaron la atención tres cosas en particular.

Por toda la Biblia vi la Santidad de Dios y su interés en las criaturas que creó. En segundo lugar vi como toda la escritura apunta a Cristo como el Salvador, quien nos rescata de una vida lejos del creador y nos da vida abundante en este mundo y vida eterna en el que sigue. Y también vi la compasión que Dios siempre ha tenido por los marginados; los huérfanos, los pobres, las viudas y ¡especialmente por los extranjeros! Un cuarto de siglo después eso me ha animando a mí y a mi iglesia a hacer una fundación social: Esperanza para Valpo, con un enfoque en los marginados del puerto.

Ahora he leído la Biblia como 10 veces en 7 diferentes versiones y el Nuevo Testamento en 4 diferentes idiomas y no he encontrado grandes diferencias. No lo digo por presumir, sino al contrario, con un asombro absoluto de tanta grandeza y tanto que aprender. De tanta frescura cada vez que se lee y del amor en cada una de esas páginas. Y cada día me sigo sorprendiendo más de sus palabras, de sabiduría, su enseñanza y desafío. Dios, el creador de todo lo que hay, decidiendo comunicarse con nosotros a través de su palabra.

El Salmo 119 dice de la palabra, que en ella hay ley, testimonios, caminos, mandamientos, estatutos y juicios. La describe como ‘perfecta, justa, maravillosa, eterna, fiel, pura, dulce, recta, buena, deliciosa y verdadera’. Sus lectores deben: ‘Amarla, meditar sobre ella, apegarse a ella, guardarla, aprenderla, cantarla, creerla, acordarla, esperar en ella y regocijar en ella’. ¿Cuándo? Antes del alba, todo el día y durante la vigilia de la noche. Y ¿cuáles son las consecuencias de hacer esto? Tendremos gozo, entendimiento, temor de Dios, libertad, consuelo, inteligencia, bendición, humildad, un corazón íntegro, alumbramiento en nuestros caminos, salvación, redención, vida y paz. Todo esto podría ser tuyo si tomas la aventura de escudriñar la Biblia y responder a la invitación del Dios amoroso que se encuentra ahí.

IPA
IPA