Campamento CAMDES (Comisión Anglicana de Misericordia y Desarrollo Social)

Seminario de Ciencias
Diciembre 17, 2018

Del domingo 20 al domingo 26 de enero del 2019 se realizó el primer Campamento de Servicio organizado por CAMDES. El lugar donde se realizó el campamento fue en el colegio Hellen Keller, donde semanalmente se reúne la Iglesia Anglicana Cristo Redentor, en Ñuñoa – Santiago de Chile. Fue dirigido a personas en situación de discapacidad intelectual mayores de 18 años, con el objetivo de fortalecer las habilidades sociales, ampliar las redes de contactos y compartir con ellos, mostrarles el evangelio y servirlos durante cinco días con todas nuestras fuerzas, haciéndolos sentir muy queridos por el Señor y por nosotros.

El equipo de servicio dentro del campamento era Juan Esteban Sarabia, director de CAMDES y pastor de la Iglesia Cristo Redentor; Jonathan, aprendiz ministerial, y su esposa Belén quién es terapeuta ocupacional; además de Romina, Macarena, Génesis y Nazareth de distintas Iglesias Anglicanas de Santiago. Y el equipo de voluntarios eran catorce personas, nueve de Santiago y cinco de la V Región: Lucia Saavedra y Mario Lora, aprendiz ministerial; de la Iglesia Pablo Apóstol (IPA) de Valparaíso; y Sebastián, Patricia y Sofía de la Iglesia San Pedro de Viña del Mar.

La dinámica del campamento consistía en que cada voluntario estaba encargado de un beneficiario durante todo el día donde cuidábamos de conocerlos, acompañarlos, preocuparnos por ellos y disfrutar con ellos de las actividades que se realizaban en el día.

Los dos primeros días, domingo y el lunes, tuvimos un tiempo de reflexión bíblica y de guía en el área de servicio a personas en situación de discapacidad, que para algunos de los voluntarios no era muy conocida, así que fue un tiempo de inducción muy bueno.

El martes por la mañana llegaron los once campamentistas. Estábamos todos ansiosos por recibirlos, los esperamos con música, cotillones, globos, y mucha alegría. Mientras pasaba el día íbamos conociéndonos un poco más, tuvimos dinámicas para recordar lo que hacíamos desde nuestra niñez hasta lo que nos gustaría hacer en el futuro. Todo esto nos sirvió para estrechar más las relaciones y entrar en confianza para los siguientes días que se venían del campamento.

El resto de los días tuvimos mucho tiempo de recreación con agua, deporte, karaoke, cine y una cena de gala especial con presentaciones de talentos al estilo “Festival de Viña”, donde todos pudieron mostrar sus talentos y recibir sus premios. También tuvimos tiempo de enseñanzas donde teníamos libertad para trabajar en grupo y aprender de distintas formas, algunos hicieron dibujos, otros obras de teatro, canciones y otros resúmenes sobre evangelio de Marcos que fue en lo que estuvimos reflexionando. Recordamos el amor de Dios al mandar a su hijo Jesús al mundo para salvarnos de nuestros corazones pecaminosos y morir recibiendo el castigo de Dios en nuestro lugar para que pudiéramos relacionarnos nuevamente con Dios, acudir a él en cualquier momento y poder servir a otros con libertad.

En este tiempo fui muy desafiado en cuanto al servicio a otros, fue bien intenso y cansador, pero también fue de mucho ánimo ver a Dios obrando en nuestras vidas durante todo el campamento y ver la buena disposición de los participantes para aprender más de él.

Mario Lora

Aprendiz ministerial

 

 

 

IPA
IPA